Este centro cumple las medidas y protocolos de seguridad establecidos por las autoridades para evitar el contagio de la covid-19. 

Cómo prevenir el dolor de espalda

Cómo prevenir el dolor de espalda

Cómo prevenir el dolor de espalda

Desgraciadamente el dolor de espalda es hoy en día un problema muy extendido en nuestra sociedad. Nos puede afectar a cualquier edad, tan grandes como pequeños, y puede llegar a ser una gran limitación en nuestra vida diaria.

El ritmo intrépido de nuestro día a día, el estrés, el sedentarismo, los malos hábitos posturales y la falta de conciencia corporal, son algunos de los motivos por los que hemos ido descuidando nuestra espalda.

Sólo cuando aparece el dolor nos hacemos conscientes de la importancia de tener una espalda sana, ya que la columna es la base que sostiene en nuestro cuerpo, mujer movilidad en nuestro tronco y protege el sistema nervioso. Por lo tanto, cuando estas funciones se ven alteradas, la patología de espalda puede ser muy invalidante.

Necesitamos recuperar la comunicación con nuestro cuerpo y aprender cómo mejorar la salud de nuestra columna.

Como lo podemos conseguir?

HIGIENE POSTURAL: cuando hablamos de higiene postural nos referimos a mantener las curvas fisiológicas de nuestra columna durante las actividades de la vida diaria. Cuando perdemos las curvas fisiológicas de la columna producimos una alteración de su biomecánica que provoca el sufrimiento de la estructura. A la larga, el cuerpo va perdiendo su capacidad de adaptación y empieza a dar señales en forma de sobrecargas musculares y dolores articulares, a los que si no tomamos atención, pueden desencadenar en lesiones más importantes (protusiones discales, pinzamientos, hernias de disco ...).

REALIZAR EJERCICIO FÍSICO CON REGULARIDAD, evitando los deportes de impacto y de alta intensidad. Combinar los trabajo cardiovascular con sesiones de estiramientos musculares. Esto nos ayudará a mantener un buen tono muscular y mejorar la elasticidad. La actividad física también nos ayuda a eliminar las tensiones emocionales y nos genera bienestar, de esta manera evitamos acumular estas tensiones en la musculatura, que es muy reactiva a nuestro estado emocional.

EVITAR POSICIONES ESTÁTICAS MANTENIDAS durante largos periodos de tiempo (sentados ante el ordenador por ejemplo) donde la fatiga muscular nos lleva a adoptar posturas inadecuadas.

SABER PARAR O BAJAR EL RITMO cuando aparece el dolor. El dolor es la señal de que algo no va bien, hay que parar y analizar que estamos haciendo mal y permitirnos descansar si el cuerpo nos lo pide.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: